La aridez (II)

Santa Teresita 18 45 Santa Teresita rezando

Otras veces, por el contrario, la aridez espiritual proviene de causas físicas o morales completamente independientes de nuestra voluntad. Pueden ser indisposiciones, malestar, cansancio, nerviosismo o abatimiento por el excesivo trabajo o por preocupaciones dolorosas, etc., que pueden hacer desaparecer toda sensación de alivio espiritual, siendo a veces imposible por el momento poner remedio a tan doloroso estado. Es ésta una prueba que podrá prolongarse más o menos, pero en la cual hemos de ver con plena certeza la mano de Dios que todo lo dispone para nuestro bien, y que no dejará de concedernos la gracia necesaria para convertir en provecho este sufrimiento.

Aunque entonces no sienta consuelo ni atractivo alguno por la oración, el alma debe ejercitarse en ella por puro deber, porque es su obligación, valiéndose de los remedios que están en su mano para suplir su incapacidad. A este propósito enseña Santa Teresa de Jesús: «Así que, hermanas, oración mental; y quien ésta no pudiere, vocal, y lección y coloquios con Dios... No se deje las horas de oración.»

Y si a pesar de todo, el alma no consigue mover y encender su corazón, ejercítese en el amor al Señor y ámele con sola la voluntad. No será tiempo perdido; pues, por el gran esfuerzo que requiere semejante ejercicio, la voluntad se robustecerá y se hará capaz de un amor más eficaz, más generoso, quizás sin que el alma se dé cuenta de este crecimiento en el amor.
Se trata, en verdad, de un amor privado de sentimiento, pero no nos olvidemos que la substancia del amor no consiste en sentir, sino en querer a toda costa agradar a la persona amada. Por eso, quien, no hallando gusto alguno, sino más bien repugnancia en la oración, persevera en ella únicamente por agradar al Señor, le da una prueba hermosísima de que le ama sincera y verdaderamente.
El progreso en la vida espiritual no se mide por el consuelo y alivio que experimenta el alma; estas cosas ni siquiera se requieren para la vida espiritual, ya que la verdadera devoción se valora únicamente por la prontitud de nuestra voluntad para servir a Dios, prontitud y decisión que pueden darse aun en medio de la aridez y de la lucha que la voluntad debe sostener contra las repugnancias sensibles.

“Confío ilimitadamente, ¡oh Señor! en tu bondad, pues Tú mismo me enseñas a pedir, a buscar y a llamar. Por eso, cumpliendo tus palabras, pido y busco, y llamo. Ahora, pues, ya que me mandas pedir, haz que yo reciba; ya que me incitas a buscar, haz que yo encuentre; ya que me dices que llame, ábreme la puerta. Estoy enfermo, dame fuerzas; me encuentro perdido, vuélveme al buen camino; resucítame de esta muerte y dígnate dirigir y gobernar todos mis sentidos, pensamientos y acciones según tu beneplácito, para que yo viva de ti y me entregue a ti por completo” (San Agustín).

Fuente: Cfr. P. Gabriel de Santa María Magdalena o.c.d., Intimidad Divina

La multiplicación de los panes (II)

Multiplicacion de los panes 03 08

Antes de obrar el milagro, Jesús pregunta a Felipe: «¿Dónde compraremos pan para dar de comer a éstos?», y observa el evangelista «Esto lo decía para probarle, porque Él bien sabía lo que había de hacer» (Jn 6, 5-6).

No hay circunstancia difícil en nuestra vida cuya solución Dios no conozca: desde la eternidad previó todas las situaciones posibles, aun las más complicadas, y dispuso el remedio oportuno. Sin embargo, quizás a veces nos parezca, cuando nos encontramos ante alternativas difíciles, que Dios nos deja solos, que la solución tenemos que buscárnosla nosotros; pero esto Dios lo permite solamente para probarnos. Él quiere, que al medir completamente solos nuestras fuerzas con las dificultades, nos hagamos más plenamente conscientes de nuestra impotencia e incapacidad y por otra parte nos ejercitemos en la fe y en la confianza en él. En realidad, el Señor nunca nos abandona si nosotros no le abandonamos antes, solamente se esconde, y oculta en la oscuridad su acción sobre nosotros: entonces es el momento de creer, creer fuertemente y esperar con humilde paciencia, con plena seguridad.

Los apóstoles avisan a Jesús que un muchacho tiene cinco panes y dos peces; muy poca cosa, nada para saciar el hambre de cinco mil hombres; pero el Señor pide aquella nada y se sirve de ella para obrar el gran milagro.
Siempre la misma realidad: Dios omnipotente, que todo lo puede hacer y crear de la nada, cuando se encuentra ante su criatura dotada de libertad, nunca quiere obrar sin su concurso. Es muy poco lo que el hombre puede hacer, y sin embargo, Dios quiere este poco, se lo pide, y se lo exige como condición antes de que Él intervenga.
Solamente el Señor puede santificarte, como sólo Él podía multiplicar las reducidas provisiones del muchacho del evangelio, y no obstante te pide tu cooperación. Como el muchacho del evangelio, también tú entrégale todo lo que posees, preséntale todos los días tus propósitos siempre renovados con constancia y amor y Él obrará en ti un gran milagro, el milagro de tu santificación.

¡Oh Señor! En tu bondad infinita no te olvidas de preparar también una mesa para mi cuerpo; con tu providencia lo nutres, lo vistes, lo conservas en vida, lo mismo que a los lirios del campo y a los pájaros del aire. Tú conoces mis necesidades, mis angustias, mis inquietudes por el pasado, por el presente y por el futuro, y a todo provees con amor paternal.
¡Oh Señor! ¿Por qué no confío en ti?, ¿por qué no arrojo en tus brazos todas mis preocupaciones, sabiendo que Tú puedes remediarlo todo? A ti te entrego, pues, mi vida: la vida del cuerpo, la vida terrena con todas sus necesidades, con todos sus trabajos, y la vida del espíritu con todas sus exigencias, sus ansias, con toda su hambre del infinito. Tú sólo puedes llenar la capacidad de mi corazón; Tú sólo puedes hacerme feliz; Tú sólo puedes hacer realidad mi ideal de santidad, de unión contigo.

Fuente: Cfr. P. Gabriel de Santa María Magdalena o.c.d., Intimidad Divina

La multiplicación de los panes (I)

Multiplicacion de los panes 02 03

¡Oh Jesús, verdadero pan de vida eterna! Sacia mi hambre.
El evangelio de este domingo (Jn 6, 1-15), nos narra la multiplicación de los panes, el gran milagro de que Jesús se sirvió para preparar a la muchedumbre a recibir el anuncio de un milagro mucho más sorprendente, la institución de la Eucaristía, donde Jesús, el Maestro, se haría nuestro pan, «pan bajado del cielo» (Jn 6, 41) para alimento de nuestras almas. He aquí el motivo de nuestra alegría; he aquí la fuente de nuestras delicias: Jesús es el pan de vida, siempre dispuesto a entregarse para saciar nuestra hambre.
Pero Jesús, aun apreciando mejor que nosotros los valores espirituales, no olvida ni desprecia las necesidades materiales del hombre. El evangelio nos lo presenta rodeado de la muchedumbre, que le había seguido para escuchar sus enseñanzas; Jesús piensa en el hambre de aquellas gentes y, para remediarla, realiza uno de los milagros más clamorosos: toma cinco panes y dos peces, los bendice, y sacia con ellos el hambre de cinco mil hombres, sobrando aún doce cestos.

Jesús sabe que el hombre, atormentado por el hambre, por las necesidades materiales, es incapaz de atender a las cosas del espíritu. La caridad nos exige esta comprensión de las necesidades materiales del prójimo, comprensión operante, que se ha de traducir en acción eficaz. «Si el hermano o la hermana están desnudos y carecen de alimento cotidiano y alguno de vosotros le dijere: id en paz... pero no les diere con qué satisfacer la necesidad de su cuerpo, ¿qué provecho les haría?» (Sant 2, 15-16). Los apóstoles propusieron al Maestro que despidiese a la multitud para que fuese a «comprar alimentos» (Mt 14, 15). Jesús no escuchó la propuesta y Él mismo quiso satisfacer la necesidad de aquella gente. Procura también tú no despachar nunca al prójimo necesitado sin haberle ayudado en lo que está de tu parte.

¡Oh Cristo Jesús, Señor mío, Hijo de Dios vivo, que sobre la Cruz con los brazos abiertos, para redimir al hombre, bebisteis el cáliz de inefables dolores! Dígnate hoy venir en mi ayuda. Heme aquí, soy pobre, me acerco a ti, que eres rico; soy miserable, me presento a ti, que eres misericordioso; que yo no me aparte de ti vacío y desilusionado. Vengo hambriento: no permitas que vuelva en ayunas; me acerco famélico: que yo no me marche sin haber sido saciado antes; satisface estas ansias ardientes que tengo de nutrirme. Sí, tengo hambre de ti, pan verdadero, pan vivo, pan de vida. Tú conoces mi hambre, hambre en el alma y en el cuerpo, por eso quisiste satisfacer a los dos. Con tu doctrina, con tu Cuerpo y con tu Sangre sacias abundantemente mi espíritu, sin límites; solamente la frialdad de mi amor, la pequeñez de mi corazón pone límites a tu bondad. Me has preparado una mesa rica y abundante sobre toda expresión: para alimentarme, solamente tengo que acercarme. Tú no solamente me admites a tu mesa sino que te haces mi alimento, mi bebida, te das todo a mí; todo en tu Divinidad y todo en tu Humanidad.

Fuente: Cfr. P. Gabriel de Santa María Magdalena o.c.d., Intimidad Divina

La aridez (I)


Meditar 08 08

¡Oh Señor! Ayúdame a serte fiel, para que no se apague en mí, por mi culpa, el espíritu de oración.
Ordinariamente, al principio de una vida espiritual más intensa, el alma suele gozar de cierto fervor sensible que le hace fáciles y gustosos los ejercicios espirituales. Le brotan espontáneos los buenos pensamientos, los afectos, los impulsos amorosos del corazón; le es de suma alegría el recogerse a solas con Dios en la oración; pasa rápidamente el tiempo de la meditación y hasta le parece que la presencia de Dios se le hace sensible. Esta misma facilidad experimenta también en la práctica de la mortificación y de las demás virtudes. Pero, generalmente, este estado, esta disposición no dura mucho tiempo, de tal modo que a un cierto momento el alma se encuentra privada de todo consuelo sensible.

Esta supresión de la devoción sensible es lo que constituye precisamente el estado de aridez o sequedad, que puede depender de varias causas.
A veces puede ser efecto de la falta de fidelidad del alma, que se ha ido debilitando poco a poco por haber querido gustar ciertas pequeñas satisfacciones de pasatiempos, de curiosidad, de egoísmo o de amor propio, a que ya había renunciado. Si las almas comprendieran de cuántos bienes se privan por semejante conducta, abrazarían cualquier sacrificio antes de volver a caer en tales debilidades. El hábito de la mortificación, adquirido con tantos esfuerzos se pierde pronto, y el alma se ve de nuevo esclava de sus pasiones. El amor propio, que estaba adormecido, pero no muerto, se despierta con mayor vigor y se convierte en fuente no sólo de innumerables imperfecciones voluntarias, que ya habían sido vencidas, sino también de pecados veniales deliberados, e incluso puede arrastrar y sumergir en la tibieza a un alma que corría fervorosa por los caminos del Señor.

¿Cómo podrá esta alma, infiel a sus propósitos y hundida de nuevo en la mediocridad, asegurar al Señor en la oración que le ama y que quiere crecer en su amor? ¿Cómo podrá sentir la alegría de quien tiene conciencia de amar verdaderamente a su Dios? El alma, en consecuencia, cae necesariamente en la aridez espiritual. El único remedio para salir de este estado es volver al fervor primitivo. Esta nueva conversión estará sembrada de dificultades y exigirá del alma grandes esfuerzos; sin embargo es necesario que se empeñe decididamente en ella y que no se desanime nunca. El Señor se complace tanto en perdonarnos...

«Mira y ve mi aflicción, Tú que eres Santo, ¡oh Señor y Dios mío! Ten piedad de este tu hijo que engendraste con tan grandes dolores, y no mires mis pecados, de modo que te olvides de tu posesión. ¿Qué padre no desea librar a su hijo?; y ¿qué hijo no se corrige al sentir la mano piadosa de su padre? ¡Oh, Padre y Señor mío! Aunque pecador, no puedo dejar de ser tu hijo, pues me hiciste y me regeneraste. ¿Hay madre que pueda olvidar al hijo de sus entrañas? Pues aunque la hubiera, Tú, ¡oh Padre nuestro!, no te olvidarías de nosotros porque nos lo prometiste.
¡Heme aquí, Señor! Grito y no me escuchas; estoy desgarrado por el dolor, y no me consuelas. ¿Qué diré, qué haré, miserable de mí?
¡Oh Jesús! ¿Dónde están tus antiguas misericordias? ¿Permanecerás airado contra mí hasta el fin? Aplácate, Señor, y no apartes de mí tu rostro... Pequé, Señor, lo confieso; pero tu misericordia es infinita, por eso sobrepasa infinitamente mis culpas y pecados. Llora, alma mía, llora y gime, pues tu Esposo, Jesucristo, te ha abandonado. ¡Oh Señor omnipotente! No te irrites contra mí, pues no podré soportar el peso de tu cólera. Ten piedad de mí y no me dejes caer en la desesperación. Si yo hice cosas que me hacen digno de ser condenado, Tú no has perdido el poder y la misericordia para salvar a los pecadores» (San Agustín).

Fuente: Cfr. P. Gabriel de Santa María Magdalena o.c.d., Intimidad Divina

Mostrar más artículos...

Suscríbase al Blog de ARCADEI